Guía para la compra de una Mampara BASS System.

El primer paso es decidir la forma que tendrá nuestra mampara, el formato del producto, si llevará o no puerta, dónde irá, el sentido de la misma…

Para realizar una construcción del que será el futuro hueco para la Mampara, recomendamos marcar en el suelo con cinta de carrocero, o de pintor, el lugar donde irán las paredes divisorias.

Para pedir la Mampara que más se ajuste a nuestras necesidades hay que seguir una serie de procedimientos:

La Mampara Sencilla: es aquella que lleva un único tablero en el centro de los perfiles, entrecalle.

Pros: como ventaja encontramos que la mampara separadora monopanel es mucho más económica que la doble. En este caso el canalizado de cableado lo realizaremos por su zócalo.

Contras: si lo que buscamos es insonorizar un entorno, la mampara sencilla puede que no alcance el nivel bajo de decibelios que buscamos.

La Mampara Doble o Bipanel: es la que permite un tablero a cada lado de los perfiles, por sus caras exteriores.

Pros: en el caso de que busquemos un nivel de insonorización más avanzado, podemos introducir entre los tableros lana de roca. Además, nos permite llevar por su interior el cableado.

Contras: un precio más elevado.

Una vez hemos decidido si preferimos una Mampara Doble o Sencilla, ya podemos empezar con las mediciones.

Comenzaremos por el ancho. Realizaremos tres mediciones diferentes, para asegurarnos de que la distancia horizontal es la correcta: la primera, por ejemplo, a la altura del suelo. A continuación, a media altura, y finalmente, realizaremos una medida a la altura del techo. Así nos aseguraremos de que las medidas son las correctas, ya que éstas pueden variar.  Nos podemos encontrar con casos de desplome o “panzamientos” de las paredes.

Para el alto, también se recomienda medir en varios puntos también. Si queremos realizar una medición lo más precisa posible del alto, primero se debe marcar una línea en la pared desde el suelo hasta un metro. Y luego, medir la distancia desde el techo hasta esa línea sumándole el metro marcado previamente. Esto nos permitirá leer mejor y al milímetro en la cinta métrica y no tener errores de doblez en ella, que se producen si lo llevamos hasta el techo.

Es muy importante evitar doblar el metro, retorcerlo, o arquearlo. Durante la medición, ya que nos daría importantes errores.

En una nave de techo alto, la altura que le recomendamos es de 2,50 m. La que marca el Código Técnico de la Edificación.

La lista de formatos es amplia, y sólo usted tiene la última palabra a la hora de decidir cuál será el acabado final. Tenga en cuenta que la partida que más aumenta el coste de la Mampara es el cristal, así que sopese la importancia del mismo.

Los acabados más demandados son:

A: se trata de una mampara que tiene algunas limitaciones, ya que la altura sólo puede llegar a los 2,5 m. de altura. Las características de la misma son: el precio, es la más barata por m2 de todas. También cabe mencionar que es completamente ciega, es decir, hay melamina de suelo a techo.

B: esta mampara tiene unas características similares a la anterior, sólo que nos permite llegar a más altura por el módulo adicional que tiene en la parte superior.

D: se presenta como la solución económica con acristalamiento. Ya que nos protege mediante melamina de los golpes más habituales en una mampara, producidos en la parte inferior de la misma. De esta forma, nos permite adquirir una luna normal en lugar de cristal de seguridad.

E: es un equivalente a la anterior con el detalle de que su parte más alta es ciega. Por ende, más económica por m2.

I: la mampara completamente transparente. Todo cristal. En el caso de elegir este tipo de mampara, se debe tener en cuenta que el vidrio debe ser Stadip 3+3. Un cristal de seguridad.

El catálogo de colores de nuestros perfiles es el siguiente:

Seleccione entre los distintos acabados de melamina:

Como avanzamos anteriormente, se abren dos posibilidades bien diferenciadas a la hora de decidir nuestra cristalería ideal. Recomendamos luna normal de 4 mm. en los casos donde no se vayan a recibir golpes en el propio vidrio, ya que éste es frágil. Sin embargo, en los casos en los que sí cabe la posibilidad, lo mejor es decantarse por un Stadip 3+3, más resistente, pero más caro. Finalmente, si buscamos un cierto grado de insonorización, lo mejor es el Silence 3+3.